miércoles, 25 de marzo de 2009

0

¡Menos tinta, calamar!

Muchas veces me ha pasado que viene gente a mi centro de trabajo para imprimir algún documento, cartas, currículums (¿currículos?), y hasta el DOE enterito. Por desgracia, o mejor dicho, por suerte ese no es mi cometido y les recomiendo alguna copisteria cercana. Bueno, lo del currículo alguna vez si he hecho el favor.
El caso es que cuando me lo piden, siempre me dicen que tienen folios, que no hace falta que los ponga yo, pero nunca me traen un toner para la impresora laser ¿? Eso sí estaría bien.
Y es que gastamos más tinta que un calamar acojonao, por eso os voy a poner una receta bastante útil, tanto para sistemas Windows como para GNU/Linux, que consiste en cambiar el tipo de fuente para los textos que imprimamos con word o con openoffice, por ejemplo.

Bajo Windows:
  1. Descargar la fuente de www.ecofont.eu (ecofont.ttf), guardándola en alguna carpeta.
  2. Nos vamos al menú Inicio y seleccionamos Ejecutar, escribimos: %windir%\fonts y aceptamos.
  3. Se abre una ventanita en la que seleccionamos Archivo/Instalar nuevas fuentes.
  4. Buscamos la fuente previamente guardada y la seleccionamos
  5. Aceptamos calamar como animal de compañía (ok)
Ahora podemos abrir un documento nuevo con Office, abrimos el menú Formato/Fuentes, seleccionamos Spranq eco sans, pulsamos el botón de Predeterminar, y listo.

Bajo GNU/Linux:
  1. Descargar la fuente de www.ecofont.eu (ecofont.ttf), guardándola en la carpeta /usr/share/fonts/miscttf (que creamos si no existe).
  2. Por si no se tiene, hay que instalar un programita: #apt-get install ttmkfdir
  3. Ejecutamos #ttmkfdir mkfontdir fc -cache /usr/share/fonts/miscttf y ya la tenemos instalada.
Lo mismo que con Office, se puede cambiar la fuente en la propia aplicación o a través del menú Escritorio/Preferencias/Tipografía, es cuestión de ir probando.

Os animo a hacerlo, no cuesta nada (sólo un par de cliks) y el resultado es muy bueno. Y otro día hablamos de por qué no obligan a que todas las impresoras hagan su trabajo por las dos caras. Es como si el libro que tengo pensado leerme de Naomi Klein (No logo), de 500 páginas impresas por ambos lados, me lo dieran de 1000 con una sóla cara aprovechada...¿Verdad que es absurdo?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...