lunes, 15 de marzo de 2010

0

Cambiar de cabeza y conservar la mente

Más de una vez me han dicho que la cabecera que tenía para el blog parecía una postal de comunión. Y no les falta razón. Siempre he dicho que mi fuerte no es el diseño o el conjugar imágenes y colores. Tampoco lo es la fotografía, el ajedrez, la informática o la prosa, entre otras cosas, y es por eso que no me costó decidirme a la hora de poner un título ilustrativo de lo que eso significa: "Aprendiz de todo", a secas, porque lo de "maestro de nada" es como redundante.

Antigua cabecera

No obstante, para mi defensa alegaré que padezco una enfermedad que todo "bicho o bicha" tiene que pasar a la fuerza, la "juventud". Si, juventud a los 34 años, porque los síntomas aún persisten, y aunque es verdad que las canas comienzan a salir, también es cierto que van al ritmo de esos "brotes verdes" que se esperan con tantas ganas en estos tiempos. Una enfermedad que temo se cure con la vejez, como dicen los "maestros", pero con la que yo no me quiero inmunizar.

Habrá que ver cómo evoluciona esta juventud supuestamente tan dañina, que es y siempre será aprendiz de todo. El tiempo lo dirá.

Y para terminar, si quieres, deja tu comentario y juega una partida de ajedrez (al final del blog)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...