viernes, 1 de octubre de 2010

0

Dos pájaros, un tiro

Pasó la tormenta de la Huelga General y ya estamos en la anormalidad del día a día. Toca preguntarse si ha sido un éxito, si ha servido o servirá para algo, a quién debemos creer, de qué medio debemos fiarnos... y así se llegan a conclusiones tan dispares como las que presentan tanto los impulsores como las que salen de honrados patronos. Aparte estarían los ni-ni, que ni dan ni quitan razón a nadie, tan salomónicos como siempre.

¿Mi opinión? Pues verás, ni soy sindicalista ni fui a la huelga. Lo primero porque no estoy afiliado, y lo segundo porque me tocó currar en esos servicios mínimos que pactaron. Unos servicios mínimos abusivos, como bien dicen los honrados patronos (hp a partir de ahora por ahorrar tiempo), aunque en el sentido contrario al que aluden estos hp.
Contamos con la crisis, con los cuatro millones y medio de parados, con los trabajos precarios, con hp metiendo miedo, con los liberales, conservadores y demás fauna que es alérgica a los trabajadores organizados (sindicatos), con la mayoría de medios gobernados por algunos hp, y por supuesto con los méritos propios de los sindicatos en los últimos tiempos. Un cóctel ideal para que tamaña iniciativa fracase antes de pensarla. Pues bien, desde mi punto de vista ha cumplido uno de sus objetivos, que era hacerse notar y movilizar a millones de trabajadores. ¿Cinco, diez? eso no importa, importa el toque de atención que se le ha dado a un gobierno sumiso a esos mercados gobernados por otros hp.
Otra historia será si el principal objetivo, desterrar esa reforma laboral cuanto antes, se alcanza o no. Porque está claro que los trabajadores no pueden estar de acuerdo con una reforma que les agrede.

Y para corregir algunas actitudes de mucha gente que critica a los sindicatos, existe el sentido común. No esperéis nunca nada bueno de quien critica y descalifica gratuitamente a los que representan a muchos, muchos trabajadores y trabajadoras. Han conseguido muchas mejoras de las que disfrutamos hoy en día, ¿o es que os pensáis que nos las regalaron los bondadosos hp? Personalmente espero que sigan luchando por conseguir más mejoras, teniendo en cuenta que cuantos más sean o seamos, mejor

La solución no os la va a dar el oportunista eterno aspirante, que dispara contra un gobierno como si disparara a un espejo, y contra unos trabajadores organizados (sindicatos) a los que llama anacrónicos. No os fiéis de quien quiere aprovechar la ocasión para matar dos pájaros de un tiro.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...