jueves, 21 de octubre de 2010

3

Sapo corredor

Siempre que veo alguna rana o algún sapo, me acuerdo de los cuentos de príncipes dormidos y de los efectos alucinógenos que provocan algunas sustancias. Ambas cosas perjudiciales para la salud, al tiempo que se sabe que estos anfibios son beneficiosos para el medio ambiente. No lo entiendo.

He aquí un sapo corredor que "pillé" corriendo hace poco.


Se distingue fácilmente por su ojitos verdes, sus pupilas horizontales y esa linea que recorre su espalda berrugosa.

3 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Son sin duda unos de los ojos más bonitos de nuestra fauna de batracios. Y un sapillo muy gracioso con su cara chata.
Saludos

Carlos Luengo dijo...

Gracias por el comentario, Jesús.
No veas lo gracioso que era en animal, yo agobiándole para hacerle unas fotos y él sin parar de caminar y comer moscas aladas al mismo tiempo, jejeje

Un saludo.

Guillermo García-Saúco aka Elderberry dijo...

Jaja, a mí hace poco se me presentó un sapillo corredor ante mis narices, todo gracioso él, en el monte y no pude evitar echarle unas cuantas fotos, para lo cual tuve que perseguirlo un rato y la verdad es que el escuerzo acabó un poco estresado. Seguro que suspiró cuando lo escondí entre unos troncos.
Precioso blog, un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...