viernes, 3 de abril de 2009

0

Respuesta diplomática

Leí hace poco una anécdota sobre las diplomacia en la política con
respecto al ajedrez. Bueno, para ser exactos no se trataba de política,
pues ocurria en la corte de Luís XVI.

Por lo visto, este monarca tenía mucho interés en aprender a jugar al
ajedrez y contrató los servicios de un gran maestro, un pintor famoso
de la época del que no recuerdo el nombre. Como a todo monarca, la
sangre azul que dicen tener no le llegaba bien al cerebro, ya que la
sangre es roja, por lo que su progreso era más bien lento, aunque no
fue precisamente por esto por lo que perdió la cabeza... Un día
preguntó a su maestro cómo le veía en el juego, y claro, menudo
aprieto. Seguro que dudaba entre ser sincero y decirle que era un
manta, aún a riesgo de castigo, o bien, salir corriendo y no volver a
Francia nunca mas. Pero claro, el maestro no era monarca, y se le
ocurrió una buena respuesta, como dicen ahora, políticamente correcta:

- Majestad, existen tres categorías de ajedrezistas: los que no juegan,
los que juegan mal y los que juegan bien. Usted tiene el privilegio de
haber pasado a la segunda categoria.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...