martes, 13 de abril de 2010

5

República

79 años son muchos años, demasiados para no intentarlo de nuevo, especialmente cuando es común decir que a la tercera va la vencida. Una tercera que tarde o temprano se tendrá que plantear, porque la inercia de la lógica es difícil de parar, aunque haya verdaderos profesionales en impedir ese avance natural que supondría el advenimiento de una república que, cada día, suma más adeptos. Los hay tan finos que incluso cuelan una acepción irónica en el diccionario de la lengua española como "lugar donde reina el desorden", aunque quiero creer que la ironía está en incluir el verbo "reinar" en la frase. República es república, y no "república bananera" como dicen algunos políticos bananeros.

No es de extrañar esta, para mí, mala fe con la que algunos actuan, porque tiene gracia que al franquismo lo describan como un "movimiento político y social con tendencia totalitaria..." ¿Por qué digo esto? pues porque "tienden" a no clarificar del todo el término y "tienden" a no definir con exactitud el término, así de simple.
(Nota: ver en rae.es las definiciones de república, franquismo y definición)

No hablo desde la nostalgia, nací en el 76, sólo he conocido la "monarquía parlamentaria", y he aprendido que antes hubo una dictadura, y hace 79 años hubo un intento, frustrado por unos pistoleros, de instauración de una democracia en este país. Hablo desde lo que me inspira más confianza a sabiendas de lo que tenemos ahora. ¿Una democracia?, es posible, pero no es una democracia ni del todo radical ni del todo participativa, donde sea la mayoría social la respuesta a los problemas y no la que pague siempre los platos que otros rompen. ¿Una monarquía? sí, aunque sea parlamentaria, porque ni el monárquico más radical que exista jamás podría presentarse a la jefatura del estado si no tiene esa sangre azul tan cotizada. Más apropiado sería crear un grupo en facebook para los monárquicos que se llamara "fans de los cuentos de hadas", y con esto ya me he metido con unos cuantos fans (no puedo evitarlo)

¿Se podría plantear a día de hoy un referendum al respecto? No lo creo, porque alguien dejó atadas y bien atadas muchas cosas, aunque el proceso de construcción de la tercera república está en marcha, y finalizará cuando se hayan desatado todos los nudos que estrangulan al progreso de la sociedad. En este proceso todos y todas tenemos que participar, todos y todas tenemos que ser parte activa, en la política, en la cultura, en la economía... y no ser unos simples autómatas programables que cada cuatro años ponen una papeleta en una urna. Somos más que eso.

Descarga el manifiesto Caminando hacia la República

Salud y república

Y para terminar, si quieres, deja tu comentario y juega una partida de ajedrez (al final del blog)

5 comentarios:

Angelillo dijo...

Has debatido con David al respecto?
Todavía me acuerdo de adolescente cuando discutíamos alguna vez sobre esta historia!!!

De todas formas, he estado desbarrando sobre este tema en el blog de Víctor Casco. La república no me parece un cambio muy radical, que digamos. La III república que podamos construir en España será una bastante formalita, indiferente y no sé si recoge las expectativas de la gente que escribe en los blogs de izquierdas.

Carlos Luengo dijo...

Hola Angel.
Con David he debatido, debato y debatiré ¡hasta la victoria!, igual que él (ya le conoces), jejeje.
En cuanto a las expectativas, pues es lo que hay que ajustar. Hay que subir el listón todo lo que se pueda, porque sin ilusionar, no hay proyecto que salga adelante. Y esto de cambiar la sociedad, siempre a mejor, es difícil pero necesario.
Tú como filósofo, y por tanto, interpretador de la sociedad, puedes ayudar a cambiarla (upsss, esto que digo me suena que ya lo dijeron antes) ;-)

Un abrazo.

Rebelde con causa dijo...

Yo también soy partidario del sistema republicano como el más idóneo para una nación moderna de hoy como es España. Otra cosa bien distinta es que tengamos que hacer un calco de lo que fue aquélla fallida Segunda República. No olvidemos que se implantó de forma ilegal después de unas elecciones municipales que ni siquiera ganaron los partidos republicanos. Y después de su imposición, fue transcurriendo convulsa y de mal en peor porque desde un principio se quiso "prescindir" de una parte importante de la sociedad española. El final de esa nefasta Segunda República fue terrorífico, sobre todo por los derroteros que tomó el Frente Popular y la tiranía que pretendía implantar en la nación.
Yo deseo una República Presidencialista moderna y democrática con la bandera rojigualda que es la tradicional de España y la marcha de granaderos en su versión original y no esos "inventos" que nos intentaron imponer de bandera tricolor y una música de charanga como himno cuando aquélla malograda Segunda República.

Carlos Luengo dijo...

Hola rebelde.
El debate histórico sobre lo que fue o pudo haber sido la segunda república no debe ser obstáculo para la idoneidad, como bien dices, de una república en nuestros tiempos.
Y tampoco creo que salir a la calle con banderas rojigualdas reclamando una tercera sea, cómo decirlo, ¿igual que si sales con la bufanda del atlético de Madrid? La tricolor es un símbolo de una república frustrada, buena o mala, como quieras, pero es como mejor se identifica ahora mismo la "república". Que después se eligen otros colores?, pues eso lo firmo aunque sea con rosa y rubí, siempre que se impongan los principios republicanos.
Me alegra que seas partidario, al menos, de cambiar a mejor.

Un saludo

Azul Unada dijo...

"El cambio es vida" escuché y adhiero. Algunas palabras en mi país quedaron bastante relegadas, fruto de menos años de dictadura que los vuestros: participación, compromiso, movilidad social, igualdad de derechos, por sólo citar algunas.
Ojalá los blogs sirvan para masajear materia girs y lograr el cambio desde la base de la sociedad.
Sin duda que somos MUCHO más que simples votantes ocasionales.
Salud

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...