jueves, 8 de julio de 2010

2

Currucas al 50 por ciento

Cuando el viento sopla fuerte, es normal que muchas cosas se caigan, y entre ellas, los nidos no son una excepción. Eso es lo que pasó este sábado cuando abandonaba el campo para meterme de lleno en el bullicio de un bar para ver el partido de cuartos de "la roja"


La casualidad hizo que se pudieran recuperar dos de cuatro crías de algún pájaro que se encontraban esparcidas por el suelo. Supongo que fue por el golpe o por el calor, que las otras dos no se pudieran salvar.

El caso es que, como pude, coloqué el nido en el ciprés del que seguro se cayó y metí a los dos pollos. Y a esperar, teniendo en cuenta eso que dicen que si tocas a las crías los padres las aborrecen, además de faltar dos y de haber cambiado el nido de lugar...


No sabía de qué especie se trataba, pero al día siguiente pude comprobar cómo un macho de curruca cabecinegra se acercaba al lugar donde coloqué el nido. Buena señal, que espero signifique el éxito de por lo menos el 50 por ciento de la pareja de currucas.

2 comentarios:

Angelillo dijo...

Yo lo intenté muchas veces con los gorriatos en mi casa de Orense (quizás te acuerdes de ella) y aunque muchas veces era inútil (los gatos acababan salteando el nido) los padres volvían a las crias y no los aborrecían...

Carlos Luengo dijo...

De Orense me acuerdo sobre todo en verano, jejeje.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...